top of page

COP:26 El tiempo corre, ¿será nuestra última oportunidad de salvar la vida en el planeta?

Actualizado: 22 nov 2021

El cambio climático ha pasado de ser un incómodo problema a una emergencia mundial que amenaza la vida del planeta en las próximas tres décadas.

 

Fuente: "No elijan la extinción" United Nations Development Programme (UNDP)



La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP26 comenzó el domingo 31 de Octubre del 2021 en la ciudad escocesa de Glaslow. Hasta el 12 de noviembre, gobiernos de todo el mundo debaten sobre cómo frenar el avance de la crisis climática.


"Si no se actúa con determinación, nos estamos jugando nuestra última oportunidad, literalmente, de cambiar el rumbo de las cosas", dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en los días previos a la reunión.

¿Qué es la COP26?


La COP26, la vigésima sexta conferencia del clima, es la mayor y más importante conferencia relacionada con el clima del planeta.


En 1992, la ONU organizó un gran evento en Río de Janeiro, bajo el nombre de la Cumbre de la Tierra, en el que se adoptó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).


En este tratado, las naciones acordaron "estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera" para evitar la peligrosa interferencia de la actividad humana en el sistema climático. En la actualidad, el tratado cuenta con 197 signatarios.


Desde 1994, año en que entró en vigor el tratado, la ONU reúne cada año a casi todos los países del mundo en cumbres mundiales sobre el clima, conocidas como las "COP", que se refiere a "Conferencia de las Partes".


Este año se debería haber celebrado la 27ª cumbre anual pero, por el COVID-19, el año pasado no se pudo convocar; de ahí que este año se celebre la 26ª conferencia, la COP26.


Durante estas conferencias del clima se han negociado varias "ampliaciones" del tratado de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para establecer límites jurídicamente vinculantes a las emisiones de gases de efecto invernadero para los distintos países, y para definir un mecanismo de aplicación para evaluar el cumplimiento.


Entre estas extensiones, se encuentran el Protocolo de Kioto de 1997, que definió los límites de emisiones para las naciones desarrolladas que debían alcanzarse para 2012; y el Acuerdo de París, adoptado en 2015, en el que todos los países del mundo acordaron intensificar los esfuerzos para intentar limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles de la era preindustrial, e impulsar la financiación de la acción sobre el cambio climático.


Durante la conferencia, entre otras cuestiones, los delegados tienen como objetivo finalizar el "reglamento de París", o las normas necesarias para aplicar el Acuerdo. Esta vez tendrán que acordar unos plazos comunes sobre la frecuencia de revisión y el seguimiento de sus compromisos climáticos.


Básicamente, París fijó la meta: limitar el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados (idealmente 1,5ºC), pero Glasgow es la última oportunidad para hacerlo realidad.


¿Por qué es nuestra última oportunidad?


Aunque los países han asumido nuevos compromisos el mundo se precipita hacia un peligroso aumento de la temperatura global de al menos 2,7°C en este siglo, incluso aunque se cumplieran los objetivos de París.


La ciencia nos lo deja claro: un aumento de las temperaturas de esa magnitud para finales de siglo podría suponer, entre otras cosas, un aumento del 62% de zonas calcinadas debido a incendios forestales en el hemisferio norte durante el verano, la pérdida del hábitat de un tercio de los mamíferos del mundo y períodos de sequías más frecuentes, de entre cuatro y diez meses.


António Guterres lo califica, sin rodeos, como una "catástrofe climática", que afecta ya de manera letal a las zonas más vulnerables del mundo, como el África subsahariana, o los pequeños Estados insulares, que se ven azotados por la subida del nivel del mar.


El tiempo corre, y para tener poder limitar el calentamiento, el mundo necesita reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos ocho años.


Se trata de una tarea gigantesca que sólo podremos llevar a cabo si los líderes que asisten a la COP26 presentan planes realmente ambiciosos, con plazos concretos y con una carga de trabajo inicial para eliminar el carbón y transformar sus economías para alcanzar las llamadas cero emisiones netas.



El ministro de Relaciones Exteriores de Tuvalu, Simon Kofe, filmó su discurso para la conferencia de cambio climático de la ONU en Glasgow, metido en el mar con el agua hasta las rodillas, para mostrar como su nación insular del Pacífico está en la primera línea del cambio climático. (Fuente: CNN Español)



¿Qué espera conseguir la COP26?


Durante la conferencia, se tratarán cuatro cuestiones principales, según su anfitrión, el Reino Unido:


1. Asegurar las cero emisiones en todo el mundo para mediados de siglo y mantener los 1,5 grados centígrados

Para ello, los países deben conseguir la eliminación gradual del carbón, frenar la deforestación y acelerar el cambio hacia economías más ecológicas. Los mecanismos del mercado del carbono también formarán parte de las negociaciones.


2. Adaptarse más para proteger a las comunidades y los hábitats naturales

Dado que el clima ya está cambiando, los países afectados por el cambio climático deben proteger y restaurar los ecosistemas, así como construir sistemas de defensa y alerta, e infraestructuras resistentes.


3. Movilizar la financiación climática

En la COP15, las naciones ricas prometieron canalizar 100.000 millones de dólares anuales a las naciones menos ricas antes de 2020 para ayudarles a adaptarse al cambio climático y a mitigar los nuevos incrementos de las temperaturas.


Esa promesa no se ha cumplido, y la COP26 será crucial para asegurar esa financiación, con la ayuda de las instituciones financieras internacionales, así como para establecer nuevos objetivos de financiación del clima que se deben alcanzar para 2025.


4. Trabajar juntos para conseguirlo

Esto significa establecer colaboraciones entre los gobiernos, las empresas y la sociedad civil y, por supuesto, finalizar el Reglamento de París para que el Acuerdo sea plenamente operativo.


OMM/Seyed Amin Habibi. Si no se toman medidas, las emisiones mundiales seguirán aumentando en esta década. Para 2030, aumentarán alrededor de un 16,3% en comparación con los niveles de 2010.


El acuerdo definitivo este viernes 12 de noviembre...


El acuerdo definitivo debería producirse y firmarse este viernes 12 de noviembre de 2021, pero la experiencia de las cumbres precedentes hace temer que el plazo pueda ser ampliamente superado y retrasarse incluso hasta el domingo.


Los acuerdos en puerta más importantes son:


  • Hasta ahora una decena de países se han comprometido a reducir la exploración y producción de combustibles fósiles.


  • China y Estados Unidos han anunciado que trabajan en un plan conjunto para abordar la crisis climática. Las dos superpotencias más contaminantes del globo han anunciado que están dispuestas a "cooperar estrechamente" para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero durante la próxima década.


  • El Govern y Microsoft han sellado una alianza para reducir emisiones gracias a la computación en la nube, después de que un estudio elaborado conjuntamente ha determinado que adoptar sistemas híbridos de teletrabajo puede reducir en un 24% las emisiones de carbono.


  • Una coalición internacional de inversores se han comprometido a inyectar más de mil millones de dólares para dotar a los países latinoamericanos con flotas de autobuses públicos eléctricos de cero emisiones.


¿Y qué dice México en la Conferencia?


México considera que el enfoque de género, los derechos humanos y la reivindicación de los pueblos indígenas son asuntos que deben estar en las negociaciones de la cumbre, según la secretaria mexicana de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores.

"La crisis ambiental y una profunda desigualdad social nos muestran cómo hemos dejado atrás a quienes más nos necesitan, incluyendo a la naturaleza", dijo Albores, designada especial por el mandatario mexicano Manuel López Obrador.

Es una realidad a nivel mundial que las energías renovables se han consolidado como una firme alternativa para diversificar las fuentes de generación eléctrica, en la mayoría de los casos sin producir gases de efecto invernadero. Un claro ejemplo de lo que esta ocurriendo en México es el aprovechamiento de la energía eólica. Tan solo en 2017, el país terminó con una capacidad instalada de 4.000MW que generan ya más del 5% de la electricidad nacional. Con la tendencia que se observa, la combinación de nuevos proyectos derivados de recientes subastas, con proyectos privados que están en proceso, permitirán triplicar la capacidad instalada de aquí al 2022. México podria superar los 12000MW eólicos en menos de cinco años.


La meta en México es generar el 35% de la electricidad del país en 2024 con fuentes de energía limpia, como la eólica, la solar, la hidroeléctrica, geotermia, biomasa y cogeneración eficiente.






Referencias bibliográficas:

- Noticias ONU https://news.un.org/

- Video https://www.youtube.com/watch?v=7j3kuPLwhXM



86 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page