Invertir hoy para ahorrar mañana

Actualizado: feb 12


El Transformador Seco Encapsulado en Resina (TSER) tiene generalmente un costo de adquisición un tanto más elevado que su equivalente sumergido en líquido. Sin embargo, existen varios factores que determinan que esta diferencia se puede amortizar en un periodo menor a 10 años o la mitad de la vida útil del equipo. Por ello, a la hora de evaluar la compra del transformador, hay otros aspectos que deben tenerse en cuenta, ya que también son determinantes y tienen un alto impacto en el costo por la explotación y el uso del equipo. Se deben considerar entre otros:


Bajo costo de instalación


Los TSER bajo carga casi no poseen restricciones para ser instalados en cualquier ubicación. Adicionalmente, no tienen ningún costo requerido para instalaciones que se requieran para proteger aguas profundas de contaminación porque no contienen ningún líquido contaminante. Además, se pueden colocar muy cerca de la carga, lo que puede traducirse en una disminución considerable en los conductores de Baja Tensión que en general son de mayor calibre y costo.



Fabricación de un TSER con gabinete tipo NEMA 1 para uso interior. Cortesia IMESA



En la siguiente gráfica puede observarse una comparativa Inversión Inicial + Instalación + Mantenimiento de distintos tipos de subestaciones disponibles. Es de hacer notar que la No. 6 incluye un TSER en donde a pesar de poseer un costo de inversión inicial de los más altos, en el total de los costos se ven muy reducidos ya que tiene menor costo de instalación y mínimo mantenimiento.


Comparativa de costos de Inversión+Instalación+Mantenimiento de distintos tipos de subestaciones. Cortesía Ambar Electro Ingeniería.



Bajo Mantenimiento


Los TSER solo necesitan aire para su enfriamiento, por ello la prueba y análisis de líquidos aislantes o refrigerantes no es necesaria. La superficie no rugosa de sus devanados elimina la acumulación de sucio incluso en las condiciones más extremas. El único mantenimiento requerido es la inspección visual de rutina por personal técnico, análisis de cámara infrarroja y la limpieza exterior del transformador cuando se requiera.


Una comparativa de costos de mantenimiento indica que en un periodo de 10 años un transformador seco encapsulado puede ser hasta un 30% más económico que uno en aceite.



Comparativa costos de mantenimiento


Alta capacidad de sobrecargas rápidas


Los TSER son manufacturados con un devanado multicapas de las bobinas. De esta forma los fabricantes pueden asegurar:

  • Manejo seguro de los sobrevoltajes

  • Stress balanceado a través de la bobina.


El devanado multicapas permite también introducir conductos de enfriamiento extras, y teniendo una superficie de enfriamiento más grande se produce una uniforme distribución de la temperatura.


Se podría sacar partido de que los TSER pueden soportar bien Las sobrecargas de corta duración (De menos de una constante de tiempo y no mayores de 50% de la Potencia Nominal) pueden ser soportadas por el transformador sin que este efecto de aumento de la temperatura se traduzca en deterioro considerable del equipo. Sin embargo, si la sobrecarga tiene una duración mayor a 2 o 3 horas dependiendo del tamaño y la potencia del equipo, ya debe considerarse la ventilación forzada. El efecto de la utilización de la ventilación se puede mostrar en la siguiente gráfica, donde se observa que una vez alcanzada la temperatura máxima de operación (Alrededor de 120 grados) en el punto donde se coloca la sonda, el ventilador se debe activar reduciendo la temperatura del bobinado por debajo de esta temperatura, llegando al punto de desconexión del ventilador (alrededor de 80 C) Este ciclo se repite hasta que el período de sobrecarga concluya y no se active el control. En algunos casos la sobrecarga del equipo puede llegar hasta el 40%, Sin embargo, cálculos más conservadores estiman que no debe ser más de un 30%.



Curva típica de funcionamiento de dispositivo de control de temperatura.



De esto se puede concluir que en un periodo menor a su vida útil el uso de los TSER puede traducirse en un ahorro significativamente alto. De alrededor del 30% lo cual se traduce en un factor muy importante, sobre todo si se considera su uso en instalaciones de potencia.